jueves, mayo 02, 2013

Cuento escrito por Paula



Una mañana, Tirabuzones, salió de casa y se fue a la montaña a buscar agua y frutos. -Coge el paraguas que esta nublado. Dijo la madre -Ten mucho cuidado. Añadió el padre. Tirabuzones emprendió rumbo hacia la montaña. Casi a la mitad del camino, Tirabuzones, vio una hermosa fuente, donde podía rellenar su botella. En la fuente, había un cartel de piedra que decía:  Agua del manantial, síguela a ver donde vas. Aunque era un poco raro, el cartel tenía razón, al lado de la fuente había un pequeño río. Tirabuzones lo siguió. Luego pensó -no será difícil volver, sólo tengo que seguirlo al lado contrario. En el río habían peces, algas, moluscos... Ella llego al final del río, y acababa con una catarata. Tirabuzones se disgustó un poco. Pensaba, que al llegar, sería un lugar con más animales o un gran bosque y en medio un lago. Pero al menos tenía esas espléndidas vistas. Cogió los prismáticos y vio una casa a lo lejos. Ella, con mucho cuidado, bajó. Pero como era tan empinado, y un poco resbaladizo, se tropezó y se cayó.Ella intento subir, pero resbalaba mucho. Se dirigió a la casa desconocida y en la puerta había un cartel de madera que ponía: No estamos en casa. Si quieres salir de aquí ve hacia la catarata, hay una puerta (busca la llave) y si no llámame: 667279036. Se notaba que por esa zona no vivía nadie. Tirabuzones fue hacia la catarata y vio la puerta de madera, medio podrida,y con moho. Intento abrirla  pero no tenía la llave. Tirabuzones se sentó en una roca al lado de la catarata y cogió los prismáticos. Cuando los iba a guardar, vio en medio de la catarata algo que brillaba. Observo con los prismáticos y era una llave, ¡la llave de la puerta! Tirabuzones guardó los prismáticos y abrió su paraguas. Una vez cogida la llave abrió la puerta: Había un pasadizo y un montón de oro,diamantes,minerales... Ella atravesó el túnel y llego al lado de la fuente, que había una puerta camuflada. Tirabuzones, fue corriendo a casa. Sus padres estaban muy preocupados. Ella les llevó hasta la puerta y vieron esos minerales. Vendieron algunos y tuvieron una casa más grande, muchos animales y una vida más interesante. Aunque Tirabuzones, sólo quería otra aventura.

6 comentarios:

Ali dijo...

Enhorabuena Paula, dentro de unos años quiero que me firmes el libro que escribas, vale? Un beso.

Conxi dijo...

Ai que bonito Paula, estoy con Ali, tienes madera de escritora!

paula bellido dijo...

Que chulo Paula!!! No pierdas nunca esa imaginación!!! ;)

La prima Ainoa dijo...

¡Una aventura fantástica! ¿Quién dejaría en la cueva tantas maravillas? ¿Enanos?¿Hobbits?¿Algún dragón despistado? :)

tia mary dijo...

¡Vaya con Paula!, madera de escritora, otra forofa de aventuras en la familia. enhorabuena, un cuento muy diver y grato de leer.

Mariel.Barbara Casco dijo...

Que orgullosa te sentiras ; mi julia y pau de tu hija Paula ....!! Le leere ami hija Barbara se que tambien le gustara . Besoss Paula !!